Síndrome de Asperger

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

Es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1000 niños de 7 a 16 años), que tiene mayor incidencia en niños que niñas. Ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica (Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana [DSM-4: Diagnostic and Statistical Manual]), siendo desconocido el síndrome entre la población general e incluso por muchos profesionales.

La persona que lo presenta tiene un aspecto normal, capacidad normal de inteligencia, frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presentan comportamientos inadecuados

La persona Asperger presenta un pensar distinto. Su pensar es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas

Características

• Algunas de las anomalías comienzan a manifestarse en el primer año de la vida del niño.

• El desarrollo del lenguaje es adecuado, aunque en algunos individuos puede existir un retraso inicial moderado.

• El estilo de comunicación del niño tiende a ser pedante, literal y estereotipado.

• El niño presenta un trastorno de la comunicación no verbal.

• El niño presenta un trastorno grave de la interacción social recíproca con una capacidad disminuida para la expresión de empatía.

• Los patrones de comportamiento son repetitivos y existe una resistencia al cambio.

• El juego del niño puede alcanzar el estadio simbólico, pero es repetitivo y poco social. Se observa un desarrollo intenso de intereses restringidos.

• El desarrollo motor grueso y fino puede manifestarse retrasado y existen dificultades en el área de la coordinación motora.

• El diagnóstico de autismo no excluye el diagnóstico de síndrome de Asperger.

• El trastorno comienza a manifestarse alrededor del tercer año de vida del niño o, en ocasiones, a una edad más avanzada.

• El desarrollo lingüístico del niño (gramática y sintaxis) es adecuado y con frecuencia avanzado.

• Existen deficiencias graves con respecto a la comunicación pragmática o uso social del lenguaje.

• A menudo se observa un retraso en el desarrollo motor y una torpeza en la coordinación motriz.

• Trastorno de la interacción social: incapacidad para la reciprocidad social y emocional.

• Trastorno de la comunicación no verbal.

• Desarrollo de comportamientos repetitivos e intereses obsesivos de naturaleza idiosincrásica.

• Desarrollo de estrategias cognitivas sofisticadas y pensamientos originales.

• Pronóstico positivo con posibilidades altas de integración en la sociedad.

Diagnóstico

1) Trastorno cualitativo de la interacción social (manifestado al menos por dos de las siguientes características):

• Alteración importante del uso de múltiples comportamientos no verbales, como el contacto ocular, la expresión facial, la postura corporal y los gestos reguladores de la interacción social.

• Incapacidad del individuo para desarrollar relaciones con iguales apropiadas a su nivel de desarrollo.

• Ausencia de la tendencia espontánea a compartir placeres, intereses y logros con otras personas (por ejemplo ausencia de las conductas de señalar o mostrar a otras personas objetos de interés).

• Ausencia de reciprocidad social o emocional

2) Patrones restrictivos de comportamientos, intereses y actividades repetitivos y estereotipados. (manifestados al menos en una de las siguientes características):

• Preocupación absorbente por uno o más patrones de interés estereotipados y restrictivos que son anormales, sea por su intensidad o por su contenido.

• Adhesión aparentemente inflexible a rutinas o rituales específicos, no funcionales.

• Estereotipias motoras repetitivas (por ejemplo, sacudir o irar manos o dedos, o movimientos complejos de todo el cuerpo).

• Preocupación persistente por partes de objetos.

3) El trastorno causa un deterioro clínicamente significativo de la actividad social, laboral y otras áreas importantes de la actividad del sujeto.

4) No hay retraso general del lenguaje clínicamente significativo (por ejemplo, a los dos años de edad el niño utiliza palabras sencillas y a los tres años frases comunicativas).

5) No hay retraso clínicamente significativo del desarrollo cognoscitivo ni del desarrollo de habilidades de autosuficiencia con respecto a la edad, comportamiento adaptativo (distinto de la interacción social) y curiosidad acerca del ambiente durante la infancia.

6) No cumple los criterios de otro trastorno generalizado del desarrollo ni de esquizofrenia.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: